El Salvador sigue con las finanzas públicas deterioradas y el crecimiento económico no promete mucho.

Eso dice la fundación para el desarrollo económico y social en su informe presentado este jueves.