Las zonas económicas especiales no garantizan mayor desarrollo en los países centroamericanos que las implementan, sino se corrigen los problemas que tienen.

Sobre esto habló en república el ex ministro de finanzas de Honduras, donde una ley similar lleva ya cinco años de vigencia.